Tuesday, February 07, 2006

07.02.2006

Urriola 383 - Delicatessen

Cada cierto tiempo tenemos la suerte de probar platos que dan que hablar.
Cerca de donde trabajo, ya hece algunos meses hace gala de su cocina gourmet lo que más bién hoy podemos llamar "un rincón" para la buena cocina.
En la la calle Urriola, típica calle porteña por donde las historias de mi padre alardeaban de feroces carreras en "chancha", la puerta que ostenta en el umbral el número 383, alberga el Delicatessen.
De cuando en vez vamos a almorzar aquí con compañeros de trabajo y nos sorprendemos con la comida. Es lo mas parecido al casino culinario, si existiera, pero aqui siempre se gana. Los almuerzos de oficina incluyen entrada, plato de fondo, postre y un iced-tea aromatizado en reemplazo de la gaseosa azucarada que, créanme, nada tendría que hacer en la mesa.
Antipastos y especialidades en carnes, pescados y pastas repletan la carta de este lugar que además ofrece una buena muestra de los resultados vitivinícolas de viñas emergentes del país.

La verdad es que es un lugar que vale mucho la pena visitar. Y disfrutar.

Atendido por sus dueños en un íntimo ambiente con no mas de 9 mesas, Delicatessen adeuda sí un espacio acorde a la calidad y elegancia de su cocina. Pero así es el Valparaíso de ahora, en desarrollo y reconstrucción. Los precios de los platos principales varían entre los $2.900 y los $6.500 pesos chilenos.

3 comments:

CP said...

Riquisimo, me encanto el tipo de comida, sobre todo el te frio, buena atencion tambien. Buen dato

ChicoBlog said...

Que bueno saber que te gusto, despues de escribir la clumna pensé que de repente era mucho fanatismo y parecía publicidad pagada jaja. Pero en fin, nos vemos por alla cualquiera de estos dias!

Carola said...

Gracias por el dato, yo que soy santiaguina, siempre termino comiendo o tomando té en los mismo lugares de Valparaíso.
Perdón por la ignorancia: Donde queda Urriola?. Si me dices algún lugar conocido que quede cerca, me ubico para llegar. Gracias.
De pasada te cuento que uno de mis lugares favoritos, cuando estoy por esos lados, es el Café Vinilo, tienen unos panes muy ricos y una excelente selección de música.
Saludos, Carola.